miércoles, 4 de mayo de 2016

Lluvia de primavera.


Hay algo en la lluvia que me atrae, supongo que es esa invitación a la tranquilidad y a la introspección. 
Difícil encarcelar el pensamiento en días como el de hoy en los que apetece salir a enfrentar tu cara con el agua, a piel descubierta. Cerrar los ojos mientras las gotas acarician mi rostro dibujando caminos torcidos que hacen cosquillas. 
Entonces el espíritu toma el mando y envía la mente a lugares donde la realidad es líquida y tangible, está en mi cara, en mis manos..., en el cielo de novela negra, como las que escriben mis amigos. Pero mi cielo es azul, solo que hoy ha echado la cortina para que las flores se bañen sin que el sol las vea.
Bajo licencia SafeCreative.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Diviértete en Casa Encantada y déjame un lindo comentario. Aquí hay un sitio para ti, quédate.