lunes, 30 de marzo de 2015

SIN MAÑANA

Cabalga sobre el tiempo su corazón dormido, se apagaron las respuestas. Acaso no se hicieron las preguntas. Miedo. Con qué gozo aquellas bocas pronunciaron amor eterno..., bastó la brisa ligera para deshacer promesas, para ahogar en olvido las cálidas palabras, vacías empero.
Las manos apretaron la despedida, no hubo historia porque se quedaron sin mañana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Diviértete en Casa Encantada y déjame un lindo comentario. Aquí hay un sitio para ti, quédate.