sábado, 7 de marzo de 2015

LUNA EN LA SIERRA.



Se desgajó el día al borde de la sierra y la noche rodó hasta mis pies. Aquella luz de plata, ¿qué es? -Pensé- 
Es la luna de mi vida, la encontré tras pensarla perdida y ahora estás aquí, al filo de mi mano. 
Un racimo de luz se enreda en los árboles, toca un instrumento que no conozco y que suena como si no hubiera final ni comienzo. Porque la luz es también sonido, compás de tiempo, es música eterna que vibra alrededor de las horas y los lugares. 
Me siento niña y la luna es mi pelota, se la tragó un dragón cuando las palabras no eran más que silencio en efervescencia. Ahora, se le ha escurrido de la boca y ha venido a devolverme cosas que ella y yo sabemos, sentimientos que en otro tiempo maduraron en memorias que ya no conozco, que ya..., no recuerdo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Diviértete en Casa Encantada y déjame un lindo comentario. Aquí hay un sitio para ti, quédate.