martes, 30 de mayo de 2017

Camino a las emociones.

Hay caminos en las nubes que llevan al verano. A veces, me siento en la hierba a recorrer esos senderos con la mente, a buscar el sol detrás de los algodones y a traer historias de niña con coletas  a las siete de la tarde.
Las nubes son los guarda-historias de los niños, cuando eres mayor puedes entrar la memoria y rescatar tus vestidos con bullones, la pelota brillante y los amigos de nombres olvidados. A veces, muchas veces, hay que hacer introspección para no perder de vista quiénes somos y saber cómo éramos antes de olvidarnos de nosotros.
Ese camino lleno de recreos con rodillas tintadas de mercromina nos devuelve la pureza de las emociones. Ahora las emociones se venden, se garantizan y para eso se bien pagan. Otras veces se mal venden al primer hacedor de pinzas de estómago, pero esas no son emociones, son desconsuelos. ¿Acaso el desconsuelo no es una emoción? Me preguntarán los que leen, pero no, el desconsuelo es en todo caso una emoción enquistada, por lo tanto, un sentimiento.

Y sigo caminando entre las nubes, encontrando bicicletas con patines y sueños de muñecos. Hay olores a celindas y rosas de té que traigo de vuelta para la niña nueva, así los guardo para vivir, - que no resucitar-, a la niña antigua que vive entre la carne del presente.

Bajo licencia SafeCreative.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Diviértete en Casa Encantada y déjame un lindo comentario. Aquí hay un sitio para ti, quédate.