lunes, 19 de septiembre de 2016

Las aventuras de Pepa Jones y su gato Gambita. Capítulo III. Fuego

El verano es la mejor época del año para los niños, es lo que pensaba Pepa Jones mientras chapoteaba en la Charca de los Patos. El abuelo había tenido la estupenda idea de delimitar una zona para que pudiera bañarse sin peligro, así que no había día que se quedara sin su baño.
Esa  mañana había llegado muy temprano, como era ya costumbre, con su bici y su gato Gambita. Abuelito le había prometido desayunar con ella bajo los eucaliptos pero había demasiado trabajo en el Tejar. Un continuo ir y venir de personas a por tejas, ladrillos y otros materiales, hacía entender a la niña que el abuelo tardaría en aparecer.

- Oye Gambita, ¿a que no te sabes la lista de los emperadores Julio-Claudios?

El gato la miraba sin entender, permanecía en la orilla jugueteando con todo lo que veía alrededor, ya fueran insectos o palos.

- Ya verás, me los sé de carrerilla:  Tiberio, Calígula, Claudio y Nerón, ellos sucedieron al emperador Augusto. ¿Sabes? Calígula era malííííííisimo y nombró Cónsul a su caballo. Yo creo que si un caballo ha tenido ese honor, yo te nombraré a ti "gatito aventurero del reino". Hala.

Gambita miraba a su dueña entre extrañado y curioso hasta que otro espectáculo llamó más su atención. Dimas, el hombre de confianza de abuelito, venía a dar agua a un toro caprichoso que tenían en el cortijo.

- ¡Hola Dimas! - Saludó Pepa alzando la mano.
- ¡Hola princesa! No estés demasiado tiempo en el agua o te convertirás en rana.
- ¡Qué cosas tienes! - Rió la niña-
- Bueno, tengo que decirte que tu abuelo no podrá venir a desayunar pero te espera para el almuerzo. Y ahora la parte importante de la visita. ¿Quieres dar agua al toro?
- ¡Oh síiiii, sí, sí! - Exclamó saliendo del agua como un rayo.
- Ya sabes que sólo beberá si le echas agua en la espalda, por lo tanto, coge tu cubito y yo te auparé para que alcances.

La niña estaba entusiasmada, ese toro era lo más consentido, abuelito lo mimaba tanto que había acumulado un sin fin de manías. Dimas acercó el animal a la orilla y éste entró sus cuatro gruesas patas en el agua, después cogió a Pepa en brazos que derramó el líquido sobre él. Entonces y solo entonces, el toro bebió.

- ¡Ay Dimas, qué gracioso es este animal! Deja que juegue un poco con él, por fis...
- Has de tener cuidado, si te pisa te puede hacer mucho daño. Espera, te subiré.

Y subida a lomos de aquel precioso bovino, Pepa paseó por la orilla de la Charca riendo cada vez que el animal lamía sus pies descalzos.
Así pasó la mañana, acompañada del bueno de Dimas y el toro que parecía estar encantado con su nueva amiga. En cambio Gambita, no quería cuentas con animales tan grandes así que se hizo una bola bajo los eucaliptos y durmió hasta el almuerzo.


El tiempo pasó rápido y cuando quiso darse cuenta el reloj marcaba la una del mediodía.

- ¡Gambita despierta! Vamos con abuelito.

Al llegar al Tejar una sorpresa esperaba, su amiga Patricia había llegado y pintaba un precioso caballero medieval para regalarlo al abuelo José, que estaba encantado con la compañía de las niñas.


- ¡Qué bonito Patricia! Exclamó Pepa cuando vio aquella joya.
- ¡Gracias!

Los grados comenzaron a caer sobre el Tejar, la temperatura se hacía pesada a medida que la siesta se adentraba. No se oía ni una mosca, animales y personas dormitaban. Todos menos Patricia y Pepa que hablaban de la aventura que habían vivido en el Peñón y de cómo la educación y sensibilización eran imprescindibles para preservar el patrimonio de todos.

- No sé cómo puede haber gente que destruya yacimientos arqueológicos o robe piezas que a fin de cuentas son de todos - Decía Patricia.
- Yo tampoco, pero haremos que todos los niños sepan que nos corresponde cuidar del legado histórico, y pasarlo a la siguiente generación igual o mejor que lo recibimos.
-  Qué bien hablas, querida - Dijo Patricia bromeando-

Las niñas rieron evitando hacer mucho ruido. De repente, un fuerte olor a quemado inundó la habitación.

- ¿Hueles? Preguntó Patricia.
- ¡Ya lo creo! Algo está ardiendo, vayamos a ver qué sucede.

La niñas salieron a la puerta seguidas del gato, cuando miraron al norte, un pequeño incendio rodeaba el cortijo de la Hoyuela, donde el abuelo José tenía sus vacas.

- ¡Oh, Dios mío! ¡Hay que despertar rápido a todo el mundo!

En menos de cinco minutos, todos estaban organizados y sofocando el fuego que peligrosamente cercaba la casa. Por fortuna, el hecho de que las niñas estuvieran despiertas, evitó una catástrofe.

- Gracias pequeñas, de no ser por vosotras no sé qué habría pasado. - Habló el abuelo José-

En ese momento, Dimas vino a informar de que se había visto a un hombre joven por los alrededores , pero no podían confirmar que hubiera sido él el responsable del fuego.

- Bien, habrá que tener cuidado. Id y avisad a los amigos de las fincas colindantes, deben saberlo y estar alerta. - Dijo el abuelo-

El día pasó sin más altercados, pero el jueves amaneció rojo. El papá de Pepa le contó que ese día no podría ir a la Charca de los Patos porque abuelito estaba en una reunión con amigos labradores. Al parecer había ardido el campo de uno de ellos y tenían que ayudar en lo posible para que él y si familia salieran adelante. Lo habían perdido todo.
Pepa se quedó triste, no tanto por no poder ir a jugar con el abuelo, sino por la mala noticia de que un bosque cercano había ardido y con él, el futuro de unas cuantas familias y la vida de muchos animales. Era injusto.
Decidió enviar un WhatsApp a su amigo Julián, era el que mejor se conocía los campos y caminos, seguro que habría visto algo.

- PEPA: "Buenos días querido amigo, no sé si te has enterado de los incendios que viene sufriendo el bosque cercano"
- JULIÁN: "Hola Pepa. Sí, de hecho estuve ayudando a sofocar el de esta mañana en una finca cercana. No sabes qué pena... Animales, árboles..., todo quemado" Me ha dicho tu abuelo que ayer también tuvieron fuego por allí"
- PEPA: "Sí..., menos mal que Patricia y yo no dormíamos ¿Sospechas de alguien?"
- JULIÁN: "Pues ahora que lo dices, sí. Llevo varios días viendo a un desconocido por los caminos; un tipo feo y larguirucho con una mochila. Le das los buenos días y ni contesta. Un tipo raro"
- PEPA:"¿Y si le seguimos y averiguamos algo más?"
- JULIÁN."Buena idea, ese hombre me da mala espina"
- PEPA."Aviso a Patricia y a Estrella"
- JULIÁN ."Perfe, nos vemos esta tarde en el Llano, a las ocho y media. ¡Este es un caso para los cinco!

A Pepa le hizo mucha gracia la referencia a los libros de Enid Blyton, la diferencia es que como bien dice Estrella, su quinto compañero es un gato.
Esa tarde cogieron sus bicis y los amigos mantuvieron su reunión en uno de los bancos del jardín del Llano. Ni por asomo se les ocurría pisar el césped, aunque contemplaban con pena, como muchos niños y mayores lo hacían. Una vez más, la concienciación era necesaria.


Mientras ellos charlaban, Gambita fue a molestar a un pequeño yorkshire que dormitaba junto a su dueño en el banco de al lado. Aprovechando que era mucho más grande que él, se acercó erizando el pelo y enseñándole su impresionante dentadura felina a la vez que emitía ruidos amenazantes. El pobre perrito al ver a aquél enorme gato salió despavorido. El jaleo despertó al señor que sintió un fuerte tirón de la correa a la que estaba atada su mascota y al ver a Gambichi con carita de bueno, reprendió a su perro.

- ¡Pero bueno, Sultán! ¡Si sólo es un gato de lo más mimoso!

El minino zalamero acarició las piernas del hombre mientras el perro tironeaba de la correa para alejarse lo más posible. Esta vez Gambita se había portado mal pero mal.

- Pepa, no sé si has visto lo que ha hecho Gambi- Indicó Patricia-
- Últimamente está muy travieso, voy  a tener que reñirle.

Para que no hiciera más trastadas, lo metió en la cestita de la bici y como el minino es muy listo, se hizo un rosquito y se durmió.

- Bien, prosigamos - dijo Julián- Me han dicho que han visto al tipo ese en los alrededores de Las Picazas. Me parece un poco raro que tras verlo dos o tres días en un mismo lugar, luego ese lugar arda.
- Pues creo que lo tenemos fácil - Dijo Estrella- Deberíamos seguirlo e informar a las autoridades si vemos algo raro.
- Ya, pero dejarlo ir sin un escarmiento.... - Apuntó Patricia-
- ¿Has pensado algo? - Preguntó Estrella.
- Sí, pero os lo diré mañana. Pepa, ¿nos podemos quedar a dormir todos en El  Tejar? Así será más fácil organizarnos, además, estaríamos cerca de nuestro objetivo.
- No hay problema, abuelito es lo más niñero.

Esa noche, los cinco acudieron al Tejar; Julián dijo que se iba a al otro cortijo porque los hombres que trabajaban allí dormirían en la era. Bueno..., y medio pueblo también porque la gente lo pasaba en grande durmiendo al raso en mitad del campo.

- Claro, te quieres ir para aprender cosas picantes. - Dijo Pepa a su amigo-
- ¡Qué mal pensada eres! - Contestó molesto el niño-

Las niñas se rieron de lo lindo, hasta que al final el sueño colocó a cada cuál en su lugar.
A la mañana siguiente, todos se levantaron al amanecer. A las seis en punto ya había un incesante trasiego de animales y hombres en los alrededores;  los niños a esa hora enfilaban  el camino que lleva a La Picazas.

- Chicos, ¿sabéis? Aquí vive un mago, se llama Pirú y para conocerlo hay que seguir el arroyo - Apuntó Pepa-
- Pepita, tú y tus historias - Contestó Estrella sonriendo-
- Vale, no me creáis pero también sé que hay unos bichos feísimos que se cuelan en nuestro mundo a través de las pesadillas de los niños. Si nos los encontramos y nos miran, se quedarán con nuestros recuerdos bonitos y moriremos.
- Hija, qué cosas más agradables cuentas, de verdad.... - Le reprendió Julian-
- Claro, tú como no has dormido..., no has podido tener pesadillas. Hemos oído las risas desde el Tejar. Tooooooooooda la noche, así que imposible que hayas soñado nada malo - Le dijo Estrella divertida-
- ¡Mujeres! - Exclamó el niño que se adelantó a las chicas pedaleando-
- ¡Cuidado no despiertes a Gambichi! - Le gritó Patricia muerta de risa, ya que le tocaba a él llevar al gato.

Siguieron avanzando entre chanzas y nada más ascender por la rampa que lleva a la explanada de la romería, el tipo que Julián les había descrito apareció a lo lejos cargado con la mochila. Se agachaba para recoger pasto que guardaba y luego se ponía a buscar algo que los niños no acertaban a adivinar.

- Chicos, qué poco me gusta ese hombre. Creo que no busca nada, más bien elige una zona donde poder dejar sus mechas encendidas - Aclaró Estrella-
- Necesitaría adelantarme para hacerle unas fotos con el móvil - Propuso Patricia-
- ¿Unas fotos? Preguntó Julián. ¿Qué tramas?
- Ya lo veréis.

Acompañada del niño y del gato, Patricia logró su objetivo.

- Chicos, tengo que volver pero estaré aquí rapidito. - Dijo la cada vez más misteriosa Patricia-
- ¿Volver? ¿Y si mientras vuelves hace algo? - Preguntó Pepa extrañada-
- Confiad en mí y no os mováis. Vuelvo en un tris.

Patricia hizo una llamada, después, se perdió pedaleando a toda prisa entre los matorrales. No  tardó ni cuarenta minutos en volver. Traía una bolsa con diverso material que dejó en el suelo. Eran enormes llamas de cartón que tras desdoblar adquirían la apariencia del  fuego más real.

- Chicos, ayudadme a pegar la foto de este energúmeno en ellas.

Todos aplaudieron la ocurrencia y se dispusieron a adherir las imágenes a los cartones.

- Oye, ¿cómo es que has vuelto tan rápido? - Preguntó Pepa-
- Porque envié las fotos a un amigo para que las imprimiese y sin perder tiempo las trajera lo más rápido posible. Nos hemos encontrado a la salida del pueblo.
- ¡Buena idea, Patri! -Aplaudió Estrella-

Una vez terminado el trabajo, había que sorprender a aquél tipo, sin embargo él los sorprendió a ellos. A lo lejos, una figura negra prendía fuego a un montón de pasto colocado bajo una encina.

-¡Maldito sea! - Gritó Julián- ¡Está incendiando el bosque!
- ¡Vamos chicos! Sólo puede salir por este camino, pongamos las llamas de cartón y cortémosle el paso. - Dijo Patricia-

Así lo hicieron. Mientras, Estrella llamaba a las Fuerzas de Seguridad y a los bomberos que no tardaron nada en llegar. El tipo se vio sorprendido por aquellas enormes llamas de cartón que tenían prendida su cara en el centro. No supo qué hacer pero tampoco tuvo tiempo porque antes de que intentase escapar, dos Guardias le atraparon.
Julián no pudo contenerse y justo cuando pasaba a su lado le dijo muy enfadado.

- ¡Ojalá te pases muchos años a la sombra! ¡Mala persona!

Todo había terminado bien, como siempre, fueron felicitados por los Guardias que ya conocían a los cinco más que de sobra. En cuanto al pirómano, esperaban que en muchos años no saliera de la cárcel.
De vuelta al Tejar, abuelito ya había sido informado de la aventura de su nieta y sus amigos y aunque le preocupaba que fueran unos temerarios, también se sentía muy orgulloso de ellos. Para celebrar que todo había salido bien les preparó una estupenda comida y de postre...¡Helados!
Dimas había traído al toro caprichoso y dejó que los niños lo llevaran hasta la Charca, al final, acabaron metidos en el agua y ni os cuento como dejaron al pobre hombre,  empapado por seguir las bromas de los pequeños. Por supuesto Gambita se quedó con el abuelo, ¡ni en broma se expondría a ser mojado por aquellos energúmenos!

- Bueno Pepita, ¿qué haremos mañana? - Preguntó Patricia-
- Pues..., desayuno en la Charca y si queréis preparamos algo especial para cuando se cumpla el aniversario del nacimiento del emperador Trajano. ¿Qué os parece?
- ¡Fantástica idea! - Dijeron los niños.
- Estrella, por favor, ¿nos tocas algo ? - Propuso Julián-

La niña cogió su flauta y una bellísima melodía se mezcló con el canto de los pájaros. La paz, se extendió por el lugar y hasta el toro caprichoso buscó una sombra para cerrar los ojos y soñar. Fue Dimas quien rompió el silencio para decir:

- "Chicos, hay que cuidar el bosque, nunca dejéis residuos de ningún tipo y mucho menos cristales que en verano hacen efecto lupa y provocan incendios. Convenced a vuestros amiguitos de que sin bosque, no hay vida".

Y tras este maravilloso consejo, volvieron al Tejar para disfrutar del resto de la jornada. A la vuelta, el abuelito les tenía una sorpresa, ¡había fabricado billardas para jugar! Veremos quien la lanza más lejos, pero eso..., será en otra de las aventuras de Pepa Jones y su gato Gambita.

Nota: Vaya este cuento como homenaje a la memoria del bueno de Dimas que estará en el cielo con papá, el abuelito y el toro caprichoso.



Queda prohibida la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento ya sea electrónico o mecánico, el tratamiento informático, el alquiler o cualquier otra forma de cesión de la obra sin la autorización previa y por escrito del titutar del copyright.  Número de Registro:  1609199226841   
Todos los derechos reservados.
Esta obra está protegida por las leyes de copyright y tratados internacionales.

6 comentarios:

  1. oooh pero s hay un dibujo mio¡¡ que ilusion¡¡¡¡¡¡ gracias Ppepa. opuedes entrar en mi pagina y coger cuantos quieras si te sirven para tus historias¡¡ besos

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Patricia! Tus dibujos son una maravilla! Besitos!

    ResponderEliminar
  3. Gravias, Patricia!!! Tus dibujos son una maravilla. Besitos?

    ResponderEliminar
  4. Muchisiomas gracias Pepa . Es un placer ilustrar tus historias¡¡

    ResponderEliminar
  5. Jo Pepa siempre te quedas con ganas de más.Tu abuelo estaría bueno está super orgullosos de ti y de tu homenaje a esas personas que tienes en tus frescos recuerdos.Lo del toro es muy curioso y tiene smúltiples guiños que me han encantado.Sabías que Patricia siempre quiso hacer arpa y el piano fue porque no había arpista para darle clae en el conservatorio??Por cierto tu maravillosos conoccimiento del mundo romano me encanta.Ahora acaba de llegar Pedro del Museo de unas jornadas y de la ceremonia de entrega del genio protector de la colonia que el año pasado fue para el festival...
    Ya estoy deseando seguir leyendo nuevas aventuras, aunque tengo que decirte que no se que son billardas;);)

    ResponderEliminar
  6. Ay Estrella, cuántas cosas bonitas hay en tu comentario. Me ha encantado saber que a Patricia le gusta el arpa, ese vídeo está claro que es para ella.
    El mundo romano, como bien sabes, me encanta y si con los cuentos le transmitimos el amor por la historia a los más peques, me doy por satisfecha.
    Habrá mas cuentecitos de Pepa Jones donde cada uno tendréis vuestro capítulo protagonista. Me gusta regalar sonrisas y saber que os hace felices, es el mejor y el único pago que quiero.
    Ahhh! Jajaja, las billardas son palos de madera, uno pequeño y otro grande, con el primero daban un golpe al otro y cuando estaba en el aire lo golpeaban e iba a para bien lejos. Espero haberme explicado bien. Jajaja.
    Muchos besos, guapa, reparte entre tu maravillosa familia,.no te los quedes todos!!

    ResponderEliminar

Diviértete en Casa Encantada y déjame un lindo comentario. Aquí hay un sitio para ti, quédate.