viernes, 8 de julio de 2016

Las aventuras de Pepa Jones y su gato Gambita. Aventura en el Peñón.

El verano es una de las mejores épocas para disfrutar, relajarse y salir de aventuras, eso es lo que pensaba Pepa Jones la mañana del lunes mientras desayunaba junto a su gato Gambita. 
Como era habitual, había quedado con su  amiga Patricia para ir a la Charca de los Patos a nadar un poco y hacer planes para todas las vacaciones. En realidad, el abuelo de Pepa no permitía que nadie se bañara allí pero ante la insistencia de su nieta, pensó en delimitar una zona para que pudiera disfrutar sin peligro.
Con las bicis preparadas y las mochilas a tope, solo faltaba que Gambita tomara posesión de su cesta y ponerse a pedalear. A eso de las ocho y media de la mañana, cruzaban la puerta de "El Tejar".

- ¡Abuelitooooo, ya estamos aquí! - Gritó Pepa nada más dejar la bici en el suelo-

El abuelo José dejó sus tareas con el ganado para salir a abrazar a la niña. Le encantaba tener El Tejar lleno de críos así que el verano era su época favorita.

- ¡Buenos días, señor José! - Dijo Patricia a la vez que daba a un abrazo al feliz anfitrión.
- Bueno chicas, vamos a la casa, os tengo una sorpresa por haber acabado el curso con tan buenas notas.

Las niñas se miraron felices y al entrar en el salón, sus ojos se toparon con unos hermosos carritos de madera repletos de flores. Cada cuál tenía el nombre de su propietaria pintando en blanco y eran del tamaño perfecto para ser enganchados a las bicis o arrastrados directamente con la mano.

- ¡Pero abue! ¿Los has hecho tú? -Preguntó Pepa casi llorando de emoción-
- Claro que sí, pequeña. Espero que los disfrutéis y, ¡que no os metáis en líos!

Felices, dieron las gracias y un buen puñado de besos al simpático abuelo, que tras sacar las flores y enganchar los carritos a las bicis de las niñas, prosiguió con las labores propias del campo. Patricia y Pepa dejaron las mochilas y metieron el desayuno y las toallas en su nuevo y flamante carro. Ni que decir tiene que Gambita se hizo un hueco en tan especial medio de transporte.


- Abuelito, volvemos para la hora de comer - Anunció Pepa-
- De acuerdo cariño, pero recordad lo que os he dicho, no os metáis en líos y no salgáis del espacio que os he delimitado en la Charca para nadar. ¿De acuerdo?
- ¡De acuerdo! - Respondieron las dos-

Nada más entrar en la Charca de los Patos, se dieron cuenta de que su eucalipto favorito estaba ocupado.

- ¡Qué faena, Pepa! - Murmuró Patricia-
- No pasa nada, Patri, tenemos muchos árboles para poner nuestras cosas. ¿Y si vamos a presentarnos?
- ¡Buena idea! Puede que le guste la aventura y se una a nuestros juegos.

Bajo la sombra del generoso eucalipto, una niña rubia como el sol arrancaba preciosos acordes a una flauta. Tenía el pelo liso y los ojos tan azules que cuando Pepa los vio pensó que el mar podía verse a través de ellos.

- Hola, ¿qué tal? -Preguntó Pepa- Somos Patricia, Pepa y nuestro gato Gambita, ¿te gustaría nadar con nosotras?.
- ¡Hola! -Contestó la niña dejando la flauta y poniéndose en pie- Me llamo Estrella, me encantaría pero no he traído bañador.
- Por eso no te preocupes, - Dijo Patricia- Yo siempre traigo más de uno y creo que el de solecitos te sentará muy bien.
- ¡Estupendo! ¡Muchas gracias! - Exclamó Estrella- Acabo de llegar al pueblo y aún no conozco a nadie. Mis padres me trajeron ayer a este lugar y me pareció tan hermoso que he decidido volver. A los pájaros les gusta mi flauta así que por eso tocaba.
- Estás en la Charca de los Patos - Le aclaró Pepa- y eres muy bienvenida. Por cierto, tocas de maravilla pero ahora, ¿qué tal si nos damos un baño?

Transcurrió la mañana entre risas, chapuzones y confidencias. Estrella venía de Mérida y eso entusiasmó a las niñas porque ellas eran unas enamoradas de la cultura romana. Le contaron la aventura con los ladrones de antigüedades y su nueva amiga aplaudía entusiasmada las hazañas de las chicas. A su vez, la niña les informó de que vivía cerca del Museo de Arte Romano y que le gustaba mucho la historia y la música; así que no sólo encontraron a una nueva amiga, también una cómplice ideal para el verano guadiateño.
Estaban sentadas a la orilla viendo como Gambita correteaba tras una libélula cuando Estrella reparó en el Peñón.

- Chicas, ¿qué es esa enorme piedra que se ve al fondo?
- El Peñón - contestó Patricia - Es el emblema de nuestro pueblo, está en el escudo.
- Y en su interior hay pinturas rupestres del Calcolítico  - Añadió Pepa- 
- ¿En serio? ¡Oh me encantaría verlas! ¿Podemos ir?
- ¡Claro! ¿Qué os parece si mañana quedamos y subimos? - Propuso Pepa-
- ¡Perfe! - Contestaron las chicas.

El día se fue agotando en La Charca de los Patos, el sol se volvió anaranjado y el calor remitió para dar paso a unas horas en las que la gente asaltaba las calles y llenaba las terrazas de los bares. Las niñas permanecieron en El Tejar hasta que el abuelo José terminó algunas tareas y marcharon juntos al pueblo. 
Tras despedirse, las amigas caminaron felices sabiendo que al día siguiente volverían a las aventuras.
A las siete de la mañana en punto, las aventureras gatunas y sus bicis arrancaron camino del Peñón. La subida era dura así que descansaron en una de las piedras favoritas de Pepa.

Al llegar arriba, Estrella quedó maravillada por las vistas. Una extensa panorámica de la comarca se abría a sus pies y el olor a romero asaltaba los sentidos a cada bocanada de aire.

- Chicas..., esto es hermoso - Dijo entornando los ojos y mirando al cielo mientras Gambita se enroscaba en sus piernas-
- ¡Pues espera a ver todo lo que hay! - Exclamó Patricia-

Dejaron las bicis bajo una encina y siguieron ascendiendo hasta la cruz, una vez allí, decidieron corretear por los alrededores hasta que Gambita se detuvo de golpe y comenzó a aguzar el oído.

- ¿Qué ocurre, Gambichi? ¿Qué has visto? -Preguntó Pepa-

Al filo de la pregunta se escucharon unos golpes.

- Chicas, ¿habéis oído eso? -Preguntó Estrella- Suena como si estuvieran golpeando sobre una piedra.
- Con un martillo, para ser exactos - Aclaró Patricia-

Los golpes se oyeron de nuevo y Gambita salió disparado en dirección a las cuevas.

- ¡Sigámosle! -Gritó Pepa-

El gato se detuvo frente a la verja que cierra el Abrigo de La Virgen, donde se encuentran las pinturas rupestres. La puerta de acceso estaba abierta.

- Chicas, mirad eso. La reja está abierta y en teoría, aún faltan más de dos horas para que llegue la persona del Ayuntamiento que ha de acompañarnos en la visita. Qué raro... - Dijo Pepa-
- ¿ Y si echamos un vistazo? Propuso Estrella.
- ¡Así me gusta! ¡Eres una aventurera en toda regla! Adelante! Exclamó Patricia.

Los golpes habían cesado desde hacía un rato, pero en el suelo de la cueva alguien se había olvidado una pequeña manta y un cortafrío.

- Estrella, has traído tu linterna? Hay muy poca luz- Habló Pepa-
-Sí, aquí está.

Pepa tomó la linterna y alumbró hacia las pinturas, para sorpresa de todas, alguien estaba intentando arrancarlas de la piedra.


- ¿Pero qué es esto? - Preguntó Patricia alarmada- ¿Otra vez ladrones de patrimonio en el Guadiato? ¿Es que no han escarmentado?

De repente, los objetos que había en el suelo tomaron sentido. No había duda de que una o varias personas habían salido de allí a toda prisa alertados por la presencia de las niñas.

- Bien amigas, ¿cuál es el plan? -Preguntó Estrella-
- Lo primero es salir de aquí y cerrar la verja. Patricia, ¿tienes bridas?
- Sí, ya sabes que siempre llevo. Las he dejado en el carrito que nos regaló tu abuelo, vuelvo en un tris.

Pero no tuvo tiempo de salir, de repente la puerta se cerró y quedaron atrapadas. Una figura alta y vestida de verde ponía una cadena y un candando a la puerta. No pudieron verle la cara porque llevaba un pasamontañas.

- ¡¡Así aprenderéis a no meteros donde no os llaman, pequeñas fisgonas!!- Exclamó el malhumorado personaje-

- ¡¡No nos encierre por favor!! ¡Sáquenos de aquí! -Suplicó Pepa en vano-
- No os preocupéis, he traído mi móvil. -Dijo Estrella- Pero..., ¿dónde está mi mochila? ¿Y las vuestras?

Las niñas no se habían dado cuenta de que mientras observaban las pinturas, el caco sustrajo sus mochilas que distraidamente habían dejado a la puerta de la cueva. En ellas, iban los teléfonos.

- ¡Oh, no! ¡Qué faena! - Exclamó Estrella con fastidio- ¡Estamos atrapadas y no podremos salir hasta dentro de unas horas!
- Y eso no es lo peor- Añadió Patricia- Para entonces, el caco estará bien lejos del alcance de los Agentes de Seguridad.
- No todo está perdido, chicas. Llevo encima mi pequeño cuaderno y tenemos a Gambita. -Dijo Pepa sonriendo-
- Explícate, querida - Le pidió Estrella-

Pepa extrajo de uno de los bolsillos de su camisa, una pequeña libreta de la que colgaba una cuerdecita con un lápiz en el extremo. Era su cuaderno de notas y jamás salía sin él. Tenía la costumbre de llevarlo encima y eso en un momento como aquél, cobraba vital importancia.

- Chicas, mi amigo Julián sube cada mañana al Peñón andando, si no calculo mal debe andar cerca. Voy a trabar una nota al collar de Gambita y después lo sacaremos por la reja. Volverá a casa y en el trayecto se encontrará con mi amigo.
- ¿Y cómo sabrá que es tu gato? - Preguntó Estrella-
- Tranquila, conoce bien a Gamba y le extrañará verlo sin mí. Cuando se acerque, verá la nota.
- ¡Buena idea! ¡Plan "pepil" en marcha! - Dijo divertida Patricia-

Escribieron la nota, la hicieron un canutito y con la cuerda del lápiz la sujetaron al collar del gato. En la nota:

" Querido amigo, soy Pepa Jones.  Mis amigas y yo 
estamos encerradas en el Abrigo de la Virgen, en el Peñón. 
Hemos sorprendido a un ladrón que intentaba 
llevarse las pinturas y nos ha dejado atrapadas. 
Por favor, avisa a las autoridades para que no escape.
Muchas gracias. Un abrazo grande de tu amiga.
Pepa"

- ¡Vamos Gambita, corre! - Le gritó Pepa al animal que salió despavorido camino abajo-

Esa mañana Julián se había tomado su tiempo sacando fotografías de los alrededores, pero como había madrugado mucho, pensaba que aún podría tomar algunas más antes de que el sol le sorprendiese. Estaba en La Poza cuando vio venir a un gatito corriendo como alma que lleva el diablo.

- Pero ese... ¿Ese no es Gambita? ¿Solo? Qué raro... - Pensó-

Le salió al camino y el animal al conocerlo fue a reclamar unas caricias.

- Pero bueno amiguito, ¿cómo es que estás solo? ¿Y Pepa? - Se inclinó para tomarlo en brazos cuando vio la nota. La leyó veloz pero no hizo caso de la orden, por el contrario, salió corriendo camino arriba para ayudar a las chicas-

- ¡Vamos Gambita!, ¡no hay minuto que perder!

En tiempo récord, Julián estaba al otro lado de la reja armado con una enorme piedra que utilizó para hacer saltar el candado.

- Pero bueno Pepa, ¿es que no vas a dejar de meterte en líos? - Preguntó Julián a su amiga-
- ¡Mira quien fue a hablar! Me ha dicho mi abuelo, que la semana pasada pusiste tomates pasados con petardos en las habitaciones de los mozos mientras dormían la siesta.

Al oír la trastada, Estrella y Patricia no pudieron contener la risa.

- ¡Uf, tu abuelo me ha prohibido ir a la Charca de los Patos durante un mes! - Aclaró el niño pesaroso-
- Bueno, bueno, dejaos de historietas y vamos al caso que nos ocupa - Interrumpió Estrella- Hay que avisar a la Policía, ese hombre debe andar ya bien lejos.

Pepa, tras disculparse, presentó su amigo a las chicas.

- Bien, llamaremos a la Guardia Civil, pero si queréis podemos dar con ese hombre, me conozco bien estos caminos. - Propuso Julián-
A las niñas les pareció bien y tras el aviso pertinente al cuartel, se introdujeron en la maleza con sumo sigilo pero con máxima prisa.

- No hagáis ruido, chicas. Si no me equivoco, ha debido huir por este camino pero me sé de una vereda que es más corta y si nos damos prisa, le alcanzaremos. - Dijo Julián-
- Podemos sacarle fotos y enviarlas a los agentes. ¿Qué os parece? - Propuso Patricia-
- Perfecto - Contestaron-

A lo lejos, las jaras se movían como si el viento jugara con ellas. Dos cabezas aparecían y no llevaban pasamontañas.

- ¡Son dos! - Exclamó Patricia-
- Vaya..., si consiguen salir al camino estamos perdidos. Tenemos que hacerles fotos como sea o la Guardia Civil no dará nunca con ellos. - Dijo Pepa-
- Tengo una idea - Propuso Julián- Salgamos de la vereda, no tengáis miedo que no nos perderemos. Si conseguimos pasarlos y escondernos en una piedra que hay más adelante, podremos sacar las fotos.

Su estatura les daba ventaja de movimientos con respecto a los cacos y en poco los pasaron y se pusieron a salvo tras una enorme roca. Julián sacó como diez fotos, en dos de ellas se apreciaba perfectamente la cara de los hombres. Tras hablar de nuevo con la Guardia Civil, enviaron la información.
Tuvieron que permanecer allí sin moverse, esas fueron las órdenes de los agentes. Al cabo de una hora y media aproximadamente, escucharon unas motos. Eran miembros del Seprona.

- ¡Aquí. aquí! - Gritaron los niños.

Uno a uno fueron sacados de allí y puestos  a salvo en la Poza, la fuente más famosa del pueblo. El paseo en moto por el bosque fue lo que más gustó a los amigos, que arrancaron la promesa a los agentes de repetir la experiencia.

- Chicos, gracias por ser tan valientes, los cacos están ya camino de los calabozos. - Informó uno de los guardias-
- ¿Tenían algo que ver con los ladrones de la Charca de los Patos? - Preguntó Patricia-
- No, estos ni siquiera estaban fichados - Contestó el agente- Por desgracia, los ataques a los yacimientos arqueológicos son el pan de cada día. Es de vital importancia colaborar con las autoridades para evitar el expolio de nuestro patrimonio, como habéis hecho vosotros. Felicidades, pequeños.
- ¡Gracias, señor! - Contestaron felices los chicos-
- Un momento, no tan a prisa. -Les  detuvo el guardia antes de que marcharan- Nada de salir al monte sin la compañía de un adulto. Nunca más ¿Entendido? Les dijo apuntando a todos con el dedo, cosa que a Gambita no gustó nada de nada.

Los niños se miraron entre ellos.

- Claro, claro, señor. Nunca más. - Fueron contestando sabiendo que en el fondo no le harían ni caso-
- Eso suena a un sí para salir corriendo. Os estaré vigilando, pillastres. Ya conocemos bien las aventuras de Pepa Jones, su gato Gambita y sus intrépidos amigos. Me dais abrazo y a casa.

El agente quería parecer serio, pero esos chicos y su afán por proteger lo que es de todos, en verdad le agradaban y le divertían. Tras recibir un sincero abrazo, vio como se alejaban riendo y pedaleando a toda prisa hasta su próxima aventura.

- ¡Chicos, me lo he pasado bomba! - Exclamó Estrella- Jamás pensé que tendría un verano así de divertido.
- ¡Vamos al Tejar a contárselo al abuelo! - Propuso Pepa-
- Bueno..., yo si eso ya voy  otro día - Contestó Julián queriendo marcharse-
- ¡De eso nada!, seguro que abuelito te levanta el castigo en cuanto sepa lo que has hecho así que..., ¡en marcha! Te toca llevar a Gambichi en la cesta.

Y así, terminaba una jornada más en la Charca de los Patos, el lugar favorito de los niños más aventureros del Valle del Guadiato.
Recordad, el patrimonio es de todos, cuidarlo y protegerlo es nuestra responsabilidad. Nunca os llevéis a casa piezas arqueológicas y si veis a alguien que sí lo hace, ponedlo en conocimiento de las autoridades. Porque el pasado y sus tesoros, nos pertenecen.

¡Gracias Julián por las fotos! También gracias a la persona que subió a Facebook  la fotografía de la Charca que hay en el inicio del relato.

Queda prohibida la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento ya sea electrónico o mecánico, el tratamiento informático, el alquiler o cualquier otra forma de cesión de la obra sin la autorización previa y por escrito del titutar del copyright.  Número de Registro:1607088337753       
Todos los derechos reservados.
Esta obra está protegida por las leyes de copyright y tratados internacionales.







3 comentarios:

  1. Gracias a ti , por incluirlas . eres imaginación pura .

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja, bienvenido a las aventuras de Pepa Jones!!

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Diviértete en Casa Encantada y déjame un lindo comentario. Aquí hay un sitio para ti, quédate.