jueves, 31 de marzo de 2016

GUERRA Y LUZ.


Serenidad, tarde de pinceles ocres en el sur. La música corta los silencios, invade las estancias reservadas al sol e ilumina con sus notas un cielo que a veces se olvida de mí. Yo no podría olvidarme de él.
Miro a lo lejos y la paz de los caminos estalla en mis ojos, ¿cómo no dejar que el alma se bañe en semejante bálsamo después de las guerras del corazón? Porque el corazón dispara y el alma muere, a menos que, una tarde la primavera llame a tu puerta y te cure las miserias del pasado. Es igual si no hay sol, para la cura siempre es luz, siempre estrellas, siempre esperanza bajo la carne raída.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Diviértete en Casa Encantada y déjame un lindo comentario. Aquí hay un sitio para ti, quédate.