jueves, 17 de septiembre de 2015

AÑORANZAS

La noche baja por las laderas y los valles se cubren de estrellas mientras la luz cabalga al ocaso.
Nítidos, temblorosos los luceros guardan con celo juramentos y promesas olvidadas, la era del honor ha terminado. Nadie sabe ya leer las flores que crecen en las viejas laderas, ni el galope del caballo, ni el agua que embravecida muerde los arroyos. No, nadie sabe.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Diviértete en Casa Encantada y déjame un lindo comentario. Aquí hay un sitio para ti, quédate.