sábado, 28 de mayo de 2016

DESPEDIDA

Se bebió las nubes esperando, sin hacer ruido abrazó la ausencia y la gloria, sin pedir cuentas y sin entenderlo.
La memoria leprosa le impedía comprender que no había un conmigo, y de boca en boca le fueron robando los besos, convirtiéndolos en pecado del mundo. De haber sabido quién era Dios, habría rogado por él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Diviértete en Casa Encantada y déjame un lindo comentario. Aquí hay un sitio para ti, quédate.