miércoles, 2 de noviembre de 2011

Armas de Roma, un ejército para un imperio.

Hace tiempo que no dedicamos una entrada a la Historia, como sabéis Roma es mi pasión y ya os advertí que de no recibir sugerencias, este blog se acabaría llenando de romanos.
Recordad que solo soy una aficionada y por lo tanto mi opinión no tiene más validez que eso, la de una aficionada. Los vídeos o libros que propongo, son solo un consejo personal.
Hoy, el ejército. Un imperio como el de Roma no hubiese sido posible sin -entre otras cosas- un ejército perfectamente instruido, equipado y dirigido. Al mando, grandes generales como Julio César, Cayo Mario y como no...,  Escipión.
Os dejo con un documental que a mí me ha parecido muy interesante sobre el equipamiento y el día a día de los legionarios. Como comprobaréis, la dureza de sus marchas, la férrea disciplina, el peso que soportaban... Todo ese esfuerzo seguro que sirvió para convertir Roma en un gran Imperio .
Disfrutadlo y recordad una cosa: No se puede mirar la historia, con los ojos del presente.



2 comentarios:

  1. He estado tres veces en Roma, y hay mucho que visitar, el Coliseo, el Circo Masssimo, las Catacumbas, etc. Te recomiendo una visita por la Antigua Roma, es sencillamente "Única".
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Hola! Muchas gracias por tu comentario. Ese es el sueño que llevo persiguiendo tantos años, visitar la antigua Roma. Es curioso, muchas personas la visitan por el placer de viajar y acuden al Coliseo o se desplazan a Pompeya por el "ya que estamos aquí.." En cambio para mí es algo más que un montón de piedras milenarias, es una pasión que desde pequeña me lleva a querer saber más sobre la civilización en cuyos brazos una vez se sostuvo el mundo.
    Espero que algún día encuentre gente que piense como yo y que no le importe pasar los días sumergida en la historia, nuestra historia.
    De nuevo gracias por participar, espero que no sea la última vez.
    Saludos cordiales.
    Pepita

    ResponderEliminar

Diviértete en Casa Encantada y déjame un lindo comentario. Aquí hay un sitio para ti, quédate.