sábado, 16 de octubre de 2010

BUEN CINE PARA UNA TARDE DE SÁBADO. "La buena tierra"

Film basado en la novela de Pearl S. Buck, dirigida en 1937 por Sidney Franklin y producida por el mítico Irving Thalberg en la que fue su última producción antes de su temprana muerte. Creo recordar que en "La dama de las camelias", se le hace una mención en los títulos de crédito, pero sin duda, el mejor homenaje es el que se le brinda en la actualidad, pues da nombre a uno de los premios que la Academia de Hollywood otorga la noche de los Óscar.
Esta magnífica película está protagonizada por Paul Muni, Luise Rainer, Walter Connolly, Charley Grapewin y Jessica Ralph entre otros. Tuvo cinco nominaciones a las estatuillas, consiguiendo finalmente Rainer el Óscar a la mejor actriz por su interpretación de la esclava O-Lan y el Óscar a la mejor fotografía.
Es sin duda uno de los mejores filmes de Hollywood y una obra maestra de obligado repaso para todos. Es sorprendente la caracterización de Paul Muni en chino, algo que da muestra de la capacidad del Hollywood clásico para emprender casi cualquier tipo de proyecto y salir airoso. Este drama de proporciones épicas, cuenta la vida de Wang-Lung, un esforzado y honrado campesino, de su mujer, O-Lang y de su familia en la China prerrevolucionaria del último emperador. La película muestra los sufrimientos y alegrías de tres generaciones de campesinos que luchan y se esfuerzan por una vida mejor y que cuando la consiguen, la codicia hace acto de presencia.
Recuerdo un documental de finales de los noventa que emitieron un verano en la dos de TVE a eso de las 12 de la noche y que contaba magnificamente la historia de la Metro Goldwyn Mayer. Louise Rainer contó su vivencia en el rodaje de "La buena tierra", tenía problemas para meterse en el papel de O-Lan. Contaba que un día se dirigía a cualquier sitio en los estudios y de repente chocó con una mujercita china que trabajaba como extra en el film, ella llevaba un libro en las manos y cayó al suelo, al agacharse las dos, Rainer dice que levantó su mirada y se encontró con una dulce sonrisa, apenas un esbozo en aquel rostro oriental que le hizo pensar: "Aquí está O-Lan".
También narra las dificultades para tratar con el señor Mayer, de carácter férreo que obligaba a los actores y actrices a firmar contratos con cláusulas a veces extremadamente duras. Todo el mundo temía a Mayer porque su poder podía destruir la carrera del actor más consagrado pero Louise Rainer no se amilanó ante esta amenaza y le dijo:
"Sr Mayer, yo apenas tengo 20 años y usted tiene más de 70, de aquí a 20 años yo tendré a penas 40 y usted...estará muerto" Después cerró la puerta y dejó allí al hombre poderoso.
Rainer se negó a ser estereotipada, contaba que sus dos Óscar consecutivos fueron lo peor que le sucedió a su carrera, pues después prácticamente desapareció de la escena.
La frase que transcribo no es literal pero si casi al 90%, recuerdo que me impactó por la dureza de sus palabras y por la valentía con que las pronunció. 
Os dejo con una secuencia de la película, tal vez, una de las más duras y os recomiendo que la veáis porque sé que se convertirá en una de vuestras favoritas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Diviértete en Casa Encantada y déjame un lindo comentario. Aquí hay un sitio para ti, quédate.