jueves, 27 de mayo de 2010

UN DOBLE EN EL JARDÍN. Algo para West.

Ha habido cambios en el blog, la otra plantilla estaba dando problemas y he pensado que unas flores no vendrían mal. Espero que os guste.
Hoy está el día un poco nublado pero tiene calidez suficiente como para preparar una merienda en el jardín. Me he permitido hacerla dentro de la pérgola por si caen algunas gotas y como es jueves, espero que la tarde se alargue y veamos a Nut desplegar su manto oscuro.
Como aquí se permite fumar, he pensado que entre volutas de humo nada mejor que cine en blanco y negro. Hoy, un doble.
Martín ha encendido su pipa y el aroma a Latakia se enrosca entre las columnas. Me ha contado cosas muy interesantes sobre el ego y su destructivo poder sobre las personas. West sonríe, es que West sabe mucho y Aloe y Eva.
¿Se puede saber qué hacéis de pie? Para la tarde he preparado limonada, Eva trajo horchata pero le falta un poquito.... ejem. Té frío para nuestro West, café Mis Nietos y licores. Mi madre ha hecho dulces así que esta vez tocan roscos y flores con miel. No hay nada mejor que los postres salidos del corazón de una madre, justo de ahí que es dónde se cocinan las mejores recetas, básicamente porque el fuego con el que se preparan es el AMOR incondicional. Gracias mami.
También vino la prima María, no imaginais cómo es María... En realidad sólo yo sé que es una Anjana, vive enroscadita en los corazones de todos, con su risa de pétalos de rosa cuidando nuestras conciencias. Sale de vez en cuando a bailar al son de la música de los Elfos, hoy es uno de esos días. Chssssst, María baila...Zanobbi sacó mariposas de sus bolsillos, este Zanobbi siempre nos sorprende.
Uy, West acaba de poner la primera película. Es Gilda, la he traído porque nuestro amigo es un enamorado de la belleza y nuestra Rita Hayworth (que para eso tenía sangre sevillana), está a la altura de sus cánones.
Gilda 1946, una película de Charles Vidor con Glenn Ford, Rita Hayworth y George Macready entre otros. Vaya, tanto hablar, tanto hablar y Gilda está bailando.... Atentos, ahora viene la escena mítica.


Charlas, sonrisas, humo... Se oyen grillos de fondo con su eterna melodía nocturna. Las ranas están croando y Nut poco a poco ha extendido su manto sobre nuestras cabezas. Aroma a heno recién cortado que se entremezcla con el olor intenso a amistad y camaredería.

-¡Pepita, que empieza Ciudadano Kane!

- ¡Ya vooooy! Vaya, quería salir a dejarle a Matilda un dulce, pero no la encuentro, debe estar con el fantasma.
Bueno, veamos la peli, desde luego no se trata de una película cualquiera, está dirigida y protagonizada por Orson Welles que hace una particular versión de la vida del magnate Randolph Heast, un megalómano lleno de contradicciones y víctima de sí mismo que Welles plasmó de manera magistral. Año 1941, Welles tenía....26 años.




¡WEST, me he permitido traerte esta taza, creo que te gustará!

Gracias por venir, lo estoy pasando.... Aloe, por favor, enciende las velas.

6 comentarios:

  1. Pepita, qué, maravilla¡¡¡¡, me quiero quedarrrrr,

    Gracias por invitarme, estas dejando la casa encantadora, es decir una casa "Encantada"

    http://www.heliosanta.eu/catalog/images/velas6.jpg

    Un beso Pepi.

    Aloe.

    ResponderEliminar
  2. Aloe, gracias a tí por venir, ¡que la casa es de todos! Jajaja. Muchas gracias por encender las velas, eres un sol.
    Muchos besos Aloe.

    Pepita

    ResponderEliminar
  3. Mi querida Pepita, si encima hasta me has dado una taza como las que me gustan para el café. Chiquilla tú sí que sabes tratar bien a un invitado, que te está agradecido por todo, incluso orgulloso por tu buen gusto ACREDITADO Y DEMOSTRADO EMPÍRICAMENTE.
    Si además me regalas dos películas de cabecera, sólo puedo reiterarte sinceramente y de corazón Gracias!
    Besos y buen fin de semana

    Ricardo alias "West"

    ResponderEliminar
  4. West, es un placer tenerte por aquí, siempre alegrando los corazones de los que nos reunimos de vez en cuando en torno a esta casa encantanda.
    El café permíteme que sea de mi pueblo, "Mis Nietos, con su aroma a siglos envolviendo los sentidos. Te gustaría si lo probases en tu hermosa taza, estoy segura de ello.
    Muchos besos y felz fin de semana en compañía de los que quieres.
    Pepita

    ResponderEliminar
  5. Menos mal que coincidí contigo en la casa ajena, que anda algo ajetreada o incluso atribulada con esa "fundición" dichosa, que al final con tanto entusiasta desbordante y tanta guardiana loca por estar sentada a la diestra de Dios padre, va a terminar como el rosario de la aurora.
    En fin, si no te gustan los tiros, tal vez estés mejor y más tranquila en esta casa, donde el café siempre huele que alimenta y donde el buen cine se corresponde al buen gusto de su legítima propietaria.
    De todas formas, te reitero que si los tiros son como los de las películas de James Cagney, hasta apetece escucharlos, porque hay tiros pero tenían el gusto de no recrearse en la herida receptor de los disparos propinados por una la thompson con cargador redondo escupiendo humo y plomo desde el estribo de un viejo Buick o desde un Packard azul oscuro, que en el cine de los cuarenta era siempre en gris oscuro, casi negro.

    Y para buenos tiros o ráfagas dialécticos, lo bien que pronuncia Eduardo G. Serrano la palabra "hijo de......" referida a un ladrón llamado Indalecio Prieto, o lo bien que define a cierto desastre actual inquilino de la Moncloa al que no nombro, por si es cierto que da mala suerte, sólo con mencionarle, pues lo de gafe lo tiene acreditado.

    De todas formas si tampoco esos tiros gustas, siempre nos quedará convocar a la chica del mantel y la manta. Ya puestos, convencidos de nuestra territorialidad y de nuestra situación en un buen paraíso, de los mejores posibles, nos proclamaremos república independiente y que se mueran de envidia los de Ikea.

    Besos a perpetuidad y muy buena tarde Pepita.

    Saludos a la chica alicantina del mantel con minifalda, que hace tiempo que no me dejo tentar por sus piernas de lujuria y que no tengo ocasión para dejar caer el boligrafo a su paso para mirar con total descaro, como nos gusta a los dos.

    Ricardo/West

    ResponderEliminar
  6. Hola West, esta casa es más tranquila, sin fundiciones ni propósitos de estar a la diestra del dios, que a fuerza de tanto alabarlo se elevará irremediablemente y dejará de tocar tierra firme. No entiendo muy bien los propósitos de algunos en esta aventura, amalgama de ideas encontradas que no van a ninguna parte si el dios no pone orden. No, no entiendo porque no sé que es. Sigo prefiriendo al que murió en Alicante, ese, lo tuvo claro.
    A Eduardo le sigo, me recuerda a su padre en el Eugenio o proclamación de la PRimavera, lengua ligera y corazón valiente. Los tacos le salen redondos, de esos de España profunda.
    West, los tiros si son con una Holland & Holland no están mal, eso sí, tiramos al plato que a mí a los bichos me da pena.
    He pensado que la próxima peli será de James Cagney y se la dedicaremos a la dama de las piernas lujuriosas. Es que luego se me enfada y dice que te quiero más a tí que a ella, así que pondré un mantel de hilo de holanda para recibirla, viene con su gata que la quiero de novia pa Tomás, pero parece ser que la señorita no gusta del minino marrano que no se lava y habla balleno... Una pena, podría aprender idiomas.
    Tomaremos un café mientras oímos los tiros procedentes de la otra casa y sus enredos.
    Besos WEst.
    Pepita

    ResponderEliminar

Diviértete en Casa Encantada y déjame un lindo comentario. Aquí hay un sitio para ti, quédate.